Aclaración de Luis García Perulles, concejal de IU, sobre la convocatoria de un Consejo Local de Pesca

 

luis

El pasado miércoles se convocó Consejo Local de Pesca para debatir la “Situación actual de la Cofradía de Pescadores”. Algunos armadores dijeron que no podrían acudir. El Alcalde dijo que se pasaba al viernes. El Portavoz del Grupo Municipal de IU dijo que no podía acudir el viernes. El Alcalde no ha hecho caso. El Consejo se celebrará hoy. Como ya se sabe, siempre ha habido clases. Os dejamos el escrito en el que expresamos nuestra opinión. Esperamos que os resulte de interés.

AL CONSEJO LOCAL DE PESCA

PARA SU REUNIÓN DE 22 DE ABRIL DE 2016

LUIS FRANCISCO GARCÍA PERULLES, Portavoz del GRUPO MUNICIPAL DE IZQUIERDA UNIDA LOS VERDES CONVOCATORIA POR ANDALUCÍA DEL EXCMO. AYUNTAMIENTO DE BARBATE, comparezco, y, como mejor proceda en Derecho, DIGO:

Que atendiendo a la imposibilidad de poder estar personalmente en la reunión prevista para la tarde de este viernes 21 de abril de los corrientes, y con objeto de que figure en el Acta de la Sesión, la posición de este Grupo Municipal, tiene a bien formular las siguientes

CONSIDERACIONES

Primera.- El Consejo Local de Pesca estaba previsto para el pasado miércoles 20 de abril con un único Punto deliberativo en su Orden del Día, a saber “Situación en la que se encuentra la Cofradía de Pescadores de Barbate”.

Por razones ajenas a esta fuerza política, pero que al parecer sugieren que determinados actores del sector pesquero no podían acudir ese día, el Sr. Alcalde decidió cambiar la fecha, de lo que fuimos oficialmente informados el jueves 21 por la mañana, sin que atendiera a la petición personal que el compareciente le hizo en fechas anteriores para que lo pusiera otro día, por resultar imposible a este Portavoz acudir a la reunión, al tener previamente contraídos compromisos familiares ineludibles.

Sin embargo, el Sr. Alcalde ha preferido atender las peticiones de un determinado grupo del sector pesquero y no modificar la fecha de la reunión a otro viernes, u otro fin de semana, privando a este Grupo Municipal de tener voz y deliberación en la Sesión, lo que nos obliga a presentar este escrito para dejar constancia expresa de nuestra postura, ante la voluntad del Alcalde de obstaculizar nuestros pronunciamientos en la reunión.

Segunda.- Entrando ya al asunto concreto, “Situación en la que se encuentra la Cofradía de Pescadores de Barbate”, no podemos situar como punto inicial, o en todo ajeno a una determinada evolución, el momento actual.

La situación de la Cofradía de Pescadores en relación con las misiones que le exige la normativa de aplicación, ha ido paulatinamente sugiriendo que los dirigentes que han pasado por la misma en los últimos años han preferido vaciarla a continuar con sus funciones.

No es la primera vez que se declara la insolvencia de la Cofradía de Pescadores, pues al menos este Grupo Municipal tiene conocimiento de que se ya se produjo una anterior declaración de insolvencia en el curso de los autos Ejecución 60/2012 seguidos a instancias de una antigua trabajadora de la institución ante el Juzgado de lo Social número 1 de Cádiz, y ello mediante Auto de fecha 24 abril de 2013.

La trabajadora reclamaba por la rescisión de su contrato la cantidad de 6.209,82 Euros de principal más otros 800 Euros inicialmente presupuestados para intereses y costas, sin embargo, finalmente tuvo que acudir al Fondo de Garantía Salarial ante la falta de respuesta económica de la Cofradía de Pescadores.

Es posible que otros trabajadores de todos los que sufrieron la rescisión de sus contratos estén en situación similar, pero en todo caso este Grupo Municipal no dejará de investigar sobre el particular, por cuanto parece que no existía voluntad ninguna de atender estas reclamaciones económicas de antiguos empleados de la entidad. Barbateños y barbateñas que dieron su vida por la institución durante muchos años.

No podemos olvidar que, ya en declaraciones efectuadas ante el Diario de Cádiz en fecha 7 de octubre de 2010, uno de los anteriores patrones mayores, José Manuel Martínez Malia, afirmaba respecto de la institución que: “La Cofradía está en una pura ruina, a la lonja y a la fábrica de nieve no se le da una solución y llevamos tres años pidiendo, porque es necesario para este sector, que nos quiten esas cargas”.

Tales manifestaciones no significaron que el Sr. Martínez Malia asumiera un mayor protagonismo en la gestión de la Cofradía, sino que eran el epitafio de una gestión marcada por la progresiva perdida de recursos de la Cofradía.

A continuación lo que sabemos del Sr. Martínez Malia es que fue candidato a la Alcaldía de Barbate por el PP en dos ocasiones y Diputado Autonómico entre 2012 y 2015, así como responsable de pesca provincial de su formación en estos últimos años. Desconocemos que si los méritos logrados en la Cofradía de Pescadores tuvieron que ver con esa carrera política.

Los posteriores gestores parecieron seguir la política de continuar sin atender las obligaciones institucionales que la Cofradía debe asumir en atención, especialmente, a la parte más desfavorecida del sector, la marinería.

Las embarcaciones han dejado de abonar el 1 % de las ventas a la Cofradía y han pasado a abonar tales rendimientos a otras instituciones, con lo que la Cofradía, propiamente, ha dejado de tener ingresos. Esperamos que el Patrón Mayor actual nos diga a qué instituciones y por qué conceptos.

A lo que se ve, el Cabildo que resultó elegido en 2011 y registrado ante la Junta de Andalucía, ha continuado en tal condición ante la Administración autonómica, pese a que en su mayoría, o están jubilados, o renunciaron, o ya no tienen relación directa con la gestión de la Cofradía. El Patrón Mayor actual tampoco ha respondido a estas cuestiones en su intervención plenaria del pasado día 12 de abril de los corrientes.

La situación de ruina económica no es nueva, ni parece que haya pasado desapercibida para quienes tienen poder económico para haberla evitado.

Según se nos traslada por fuentes bien informadas, ya en 2008 la Junta de Andalucía hablaba de las dificultades económicas por las que pasaba la Cofradía. Y, así también, nos informan de que la administración tributaria remitió comunicaciones a los titulares de las embarcaciones para que realizaran el ingreso del 1 % de la vendeduría en las cuentas públicas.

En vez de optar por la decisión de mantener la Cofradía, mantener los puestos de trabajo, mantener los servicios sociales para la marinería y ser un órgano de debate, participación e iniciativa para el sector pesquero de Barbate, la Cofradía de Pescadores fue paulatinamente quedando arrumbada en el rincón del olvido, pensando que no pasaría nada.

Pero al final ha sucedido.

Como asociación que es, aparte de Corporación de Derecho Público, lo más cierto es que sus directivos tienen responsabilidades en orden a efectuar una gestión prudente y diligente, en la que se aborden las obligaciones económicas y sociales a las que está llamada.

Nos tememos que en los últimos años, y no precisamente con el Cabildo de 2011, la gestión no ha sido todo lo prudente y diligente que la delicada situación económica de ruina exigía.

En vez de buscar una solución ordenada para afrontar los pagos, se decidió que en la Cofradía no entrara dinero.

En vez de atender a la marinería, sus necesidades y requerimientos, se les volvió a dejar a su suerte, presos de un sistema laboral en el que el que se mueve no sale en la foto.

Por eso no nos extraña que la Junta de Andalucía hable de “cesación de hecho” de la Cofradía, ni de que informe de que “las cuentas corrientes a nombre de la entidad llevan desde hace varios años canceladas o con importe 0 euros o en importe negativo”, o que “no presenta las correspondientes liquidaciones trimestrales y anuales a las que por ley está obligada”, o que “ya no tiene trabajadores a su cargo, ni cuentas corrientes, ni dinero para actuar en el tráfico jurídico, ni realiza declaraciones tributarias con importes positivos”.

Si esto no es cierto, es necesaria una explicación razonada y concreta, con detalle con respecto a todas estas cuestiones.

A este Grupo Municipal no le vale con folclorismos, o con excusas de mal pagador con respecto a una auditoría que mucho nos tememos que va a ir por el mismo camino que la resolución de la Junta de Andalucía, o con argumentos evasivos que no nos explican por qué si durante años la Junta de Andalucía se debió hacer cargo de la concesión de la explotación de la fábrica de hielo y la lonja de pescado, ni se le requirió judicialmente, ni se le reclamaron importes económicos en concepto de indemnización por responsabilidad patrimonial, si, como se cree por algunos, la Administración andaluza pudo incurrir en un mal funcionamiento de los servicios públicos.

La situación no admite ya medias verdades o grandes mentiras.

El abandono de la Cofradía corre paralelo al que sufre la marinería, anclada a un marco de relaciones laborales no ya decimonónico, sino casi previo a la Revolución Industrial, debiendo repartir con la propiedad del medio de producción sus propios salarios, impedidos de poder tener un convenio que autorregule las relaciones entre las partes o sometidos a condiciones de trabajo que en algunas, y lamentables ocasiones, tienen consecuencias gravísimas.

Esta fuerza política ni se conforma, ni se conformará con este estado de cosas.

Por eso esperamos que haya respuestas y aclaraciones.

Tampoco nos vale el argumento de que la derivación de responsabilidad al Cabildo de 2011 puede generar un precedente.

Lo podrá generar siempre y cuando la gestión de esos hipotéticos administradores sea descuidada o en similar forma negligente, a como parece que ha sido la que los gestores de la Cofradía de Barbate han tenido en estos últimos cuatro años dejándola vacía.

Hubiéramos preferido poder deliberar y debatir estas cuestiones cara a cara delante de las personas que han provocado este estado de cosas, pero no va a poder ser, pese a nuestra voluntad de que el Consejo Local de Pesca, que no olvidemos se creó a instancias de esta fuerza política, se retrasara unos días para poder compartir mesa con el resto de actores involucrados.

El Sr. Alcalde ha preferido que nuestras reflexiones queden por escrito, y así se hace, con expresa solicitud de que queden recogidas en el Acta de la Sesión.

Por todo lo anterior, el Grupo Municipal de Izquierda Unida Los Verdes Convocatoria por Andalucía,

SOLICITA, que consten en el Acta de la Sesión del Consejo Local de Pesca de fecha 22 de abril de los corrientes, las manifestaciones que anteceden.

 Por esperarlo de su recto proceder que pido en Barbate a seis de abril de dos mil dieciséis,

Por el Grupo Municipal de IU LV CA. El Portavoz,  Luis Francisco García Perulles

 

IU presenta una moción de apoyo a los miembros del Cabildo de la Cofradía de Pescadores expedientados

puerto

A lo largo del último mes los miembros que en diciembre de 2011 formaban parte del Cabildo de la Cofradía de Pescadores de Barbate han sido expedientados por la Consejería de Hacienda de la Junta de Andalucía, reclamándoles más de 800.000 Euros al haber declarado la insolvencia de la Cofradía por distintas deudas con la administración andaluza. Ante estos acontecimientos, IU Barbate propondrá al Pleno que muestre su apoyo a estas personas que ofrecieron su trabajo desinteresado en el Cabildo de la Cofradía y ahora se encuentran con la decisión de la Junta de disolverla y reclamarles de sus propios bienes.

El pasado 2 de octubre de 2015 la Hacienda andaluza declaró la insolvencia de la Cofradía de Pescadores de Barbate, a raíz del impago de unas liquidaciones derivadas de tasas portuarias emitidas por la Junta de Andalucía y no pagadas por la Cofradía, liquidaciones de un fraccionamiento solicitado en 2008 y una operación de segregación que tampoco se abonó. Ante tal situación, la Consejería de Hacienda y Administración Pública declara la insolvencia de la “Cofradía de Pescadores de Barbate de Franco” da de baja provisional las deudas y deriva la responsabilidad personal de las mismas al Cabildo que dirigía la Cofradía en diciembre de 2011, reclamando a sus 8 integrantes 842.824,64 Euros, que tendrán que cubrir directamente.

Una vez que han sido conocidos estos hechos, y tras la reunión del Consejo Local de Pesca reunido a principios de marzo pasado, en el que se estudió la problemática, IU Barbate ha decidido proponer al Pleno Corporativo el apoyo a estas 8 personas, tanto por la obligada defensa de la Cofradía de Pescadores como herramienta para la protección del sector social de la marinería, como por su indefensión en torno a las desafortunadas gestiones que antes y después de este Cabildo ha ido sumando la propia Cofradía, sin que a tales personas se les reclame nada.

En la Proposición para el Pleno, la izquierda barbateña incide en la declarada voluntad de disolver la Cofradía de Pescadores que muestra el Gobierno del PSOE con Susana Díaz a la cabeza, mientras que en el anterior Gobierno bipartito, IU Andalucía consiguió introducir una enmienda a los Presupuestos de 2014 en la que se cancelaba una deuda por importe de 252.976 Euros a la Cofradía de Pescadores de Barbate por tasas y cánones relacionados con la explotación de la Lonja del Puerto Pesquero, entre otras cuestiones.

Contrasta además esa voluntad del actual Gobierno del PSOE de disolver la Cofradía con las competencias que ésta tiene establecidas legalmente, tales como representar y defender al sector pesquero en Barbate, formar a los profesionales en las materias relacionadas con la pesca y orientar sobre ayudas, subvenciones y programas establecidos por las distintas Administraciones Públicas, lo que repercutiría en una desprotección de la marinería mayor de la que hoy padecen, si cabe.

Ante tal panorama, que en opinión de la izquierda barbateña no sería sino “otro golpe casi mortal en la línea de flotación del sector en Barbate”, IU pretende que el Pleno del Ayuntamiento de Barbate muestre su apoyo y solidaridad a los 8 miembros del Cabildo de la Cofradía de diciembre de 2011 que han sido expedientados, así como que el Ayuntamiento ponga a disposición de estas personas todos los medios materiales, jurídicos y humanos necesarios para que puedan defenderse del abordaje que pretende hacer la Junta de Andalucía sobre sus bienes.